Nadie está por encima de la Ley

Lamentable el espectáculo, otra vez, el que algunos políticos locales están dando al apoyar a una presidenta indigna para tal cargo como es la ínclita Carme Forcadell. Me refiero al acto de concentración que en su apoyo (y escaso en cuanto a asistentes) tuvo lugar el pasado día 15 de diciembre en la plaza de la Vila de nuestra localidad.
Esperable (pero lógico), por parte del separatismo local. Está en su ADN la reivindicación del estado supremacista y “propio”, o sea, el de ellos. Hijos de Barrera y de Pujol, por otra parte... ¿qué podríamos esperar si todavía no han asumido que Sant Feliu se extiende más allá de la vía del tren?
Habitual pero no menos lamentable la presencia (¿entusiasta podríamos decir?) del hasta ahora alcalde San José y su delfina, la teniente de alcalde señora Muñoz. Ya nos tienen acostumbrados, pues es lo que les va: apoyo en el Pleno Municipal, complicidad cuando se instalan esteladas en el Ayuntamiento, ausencia del castellano en la vida municipal...
Compartiendo escenario con los adláteres de aquellos que desde su poltrona quieren destruir nuestro país e imponernos su estado totalitario. Leyendo un manifiesto preñado de mentiras, falso de toda falsedad. ¿Qué esperaban, que el TC no hiciese nada ante una comisión cuya única finalidad es la de destruir al Estado?
Ellos que se creen tan de izquierdas y tan progresistas, se auto-instrumentalizan por la parte más rancia e insolidaria de los ricos y las clases privilegiadas de este país. De aquellos que consideran a los que vinieron de otras partes de España a trabajar los colonizadores del Franquismo. ¿En qué época vivió mejor la burguesía catalana que con el Régimen?
Hablan del pueblo de Cataluña los que, como la Forcadell, consideran enemigos de ese pueblo a los que no piensan como ella. Ese es y no otro su sentido de la democracia. De unos representantes que malgastan el dinero de todos para hacer propaganda de su nefasta ideología y defender la cultura de la insolidaridad. Y lo que es peor, se creen por encima de la ley. Se creen inmunes e intocables. Se creen una verdadera casta.
Antes he hablado de estado totalitario. Es el adjetivo más suave que se puede utilizar. Lo repetiré hasta la saciedad. La famosa comisión que provoca la reacción del TC no solo es de una intencionalidad claramente golpista (atenta en contra del artículo 55 del Estatuto de Cataluña pues propone un organismo por encima del Parlament). Propone la instauración de un estado de corte fascista. Lean ustedes mismos la transcripción literal del texto de la comisión suspendida: “L’Assemblea Constituent, una vegada convocada, elegida i constituïda, disposarà de plens poders. Les decisions d’aquesta assemblea seran de compliment obligatori per a la resta de poders públics i per a totes les persones físiques i jurídiques. Cap de les decisions de l’assemblea no serà tampoc susceptible de control, suspensió o impugnació per cap altre poder, jutjat o tribunal".
El alcalde prefiere, otra vez, estar con los separatistas. Yo prefiero (y muchos más) estar con el Estado de Derecho y la Democracia. No les tenemos miedo ni nos asustan sus bravuconadas (ya veríamos si tendrían tanto aguante si nos dedicáramos a romper fotografías de antiguos presidentes de la Generalitat como ellos hacen con el Rey...).
Está claro que a ICV-Sant Feliu no le gusta la Justicia. Ni el Tribunal Supremo (caso IBI) ni ahora el Constitucional. Les incomodan los límites a su voluntad. Porque el Imperio de la Ley es el poder de los que no tienen Poder.
Porque nadie, ni la “casta” de Colau y Forcadell, está por encima de la Ley.
 

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat