Obituari de Mn. Ignacio Arana

Consell pastoral de la parròquia de Sant Joan Baptista

Biografia de Mn Ignacio Arana, rector de la parròquia de Sant Joan Baptista del 1976 al 2007 i que va morir la setmana passada. Biografia elaborada des del Bisbat de Sant Feliu:

Mn. Ignacio Arana San Emeterio va néixer a Sant Sebastià (Guipúscoa), el dia 4 de novembre de 1930. Fill de Gonzalo i Rosario i el menor de set germans. Va ingressar al Seminari Menor Salesià de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) en 1942 i continuant la seva formació en la Societat Salesiana de Sant Joan Bosco, va realitzar els estudis corresponents de filosofia (Girona) i Teologia (Martí-Codolar, Barcelona), fent els vots perpetus en 1953 i ordenat sacerdot el 29 de juny de 1956, al Temple del Tibidabo (Barcelona). Juntament amb la formació d’estudis eclesiàstics, va realitzar els estudis de Diplomatura de Magisteri a Alacant i Girona (1953) i de Diplomatura en cant litúrgic per l’Escola Superior de Salamanca (1957).

A l’Arquebisbat de Barcelona, com a religiós salesià, juntament amb les col·laboracions pastorals amb diferents parròquies, capellanies i docència, va ser director espiritual del Seminari Menor del Tibidabo, del Col·legi Salesià de Sarrià i de Llars Mundet de Barcelona. En 1971 va rebre l’indult dels seus vots com a religiós salesià, passant a ser prevere secular. Els seus primers nomenaments van ser, en 1971, Administrador parroquial de la Parròquia de Nostra Senyora de Lourdes i en octubre de 1975, Ecònom de la Parròquia de Maria Auxiliadora de Mataró i, en el mes de novembre del mateix any, Encarregat del Sector del Roser i coadjutor de la Parròquia de Sant Llorenç de Sant Feliu de Llobregat i el 17 de setembre de 1976, rector de la Parròquia de Sant Joan Baptista de Sant Feliu de Llobregat, destacant, juntament amb la seva total entrega ministerial, el projecte i realització de la construcció del temple parroquial.

Al Bisbat de Sant Feliu de Llobregat ha exercit com a rector de la Parròquia de Sant Joan Baptista de Sant Feliu de Llobregat fins a la seva jubilació canònica, el 6 de desembre de 2007 i continuant col·laborant a la Parròquia de Sant Joan Baptista, a la Catedral-Parròquia de Sant Llorenç i a la Residència de la Mare de Déu del Carme on ha viscut els darrers anys amb la cura i companyia de les germanes Carmelites de Sant Josep i molts feligresos de la comunitat cristiana de Sant Joan Baptista.

 
Text que el Consell pastoral de la parròquia en nom de tota la comunitat, es va adreçar al Padre Ignacio a la seva Missa funeral, recordant i agraint el seu testimoniatge i tota la tasca desenvolupada a la parròquia de Sant Joan Baptista:
Recuerdo a Mn. Ignacio Arana San Emeterio
Exequias en la Parroquia de San Juan Bautista, Sant Feliu de Llobregat 11-6-2019
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.» Estas palabras de Jesús en la última cena, que daban el verdadero sentido a la entrega de su vida en el sacrificio de la cruz, expresan también con elocuencia el misterio de la vida de nuestro querido padre Ignacio. Vida entregada, hasta el último suspiro, por amor a Cristo y a su Iglesia. Vida gastada y desgastada como siervo fiel y solícito de la viña del Señor.
 
El padre Ignacio ha sido un buen pastor, que conocía y amaba sus ovejas, a cada una por su nombre. Durante más 30 años ha ejercido en este barrio de la Salud una fecunda paternidad espiritual que ha dado y sigue dando mucho fruto. Esta iglesia hoy, congregada para despedir y al mismo tiempo celebrar la Pascua de su pastor, es el mejor ejemplo de ello. Amor con amor se paga, que decía santa Teresa. La comunidad de San Juan Bautista era su vida, la misión que el Señor le había encomendado. En ella invirtió todo su tiempo, esfuerzo, energías, dinero… y también la salud. Era la niña de sus ojos, la que le hacía gozar y sufrir, la que le quitaba horas de sueño y al mismo tiempo le devolvía todo el entusiasmo. No solo por el empeño de construirle un lugar más digno donde poder celebrar y vivir los misterios de la fe, sino sobre todo por el afán de imprimir en ella un amor ardiente, como el suyo, a Cristo y a su Iglesia.
 
Fiel al espíritu de don Bosco, del que tan orgulloso se sentía, el padre Ignacio ha acogido y acompañado el camino de fe de muchísimos niños, jóvenes y adultos que han encontrado en la parroquia de San Juan Bautista una auténtica familia, un hogar. Su pasión por la geografía le sirvió para conectar con cada recién llegado y hacerle sentir como en casa. ¡No había pueblo de España que se le resistiera! Y una vez almacenado en su prodigiosa memoria, el recurso a los orígenes se acabó convirtiendo casi en carta de presentación… No era, sin embargo, una simple estrategia pastoral, sino que le impulsaba el deseo sincero de conocer al otro y encontrarse con él desde su realidad más natural. Quizás también el deseo de viajar, porque recorrió buena parte de la geografía española visitando a sus feligreses… El suyo fue un sacerdocio con olor a oveja que estaba siempre de guardia: las 24 horas al día, los 365 días del año. Un sacerdocio no exento de un carácter fuerte, de un aguerrido genio vasco que a veces le jugaba malas pasadas, pero que, en realidad, contenía más ruido que nueces.
 
¡Te damos gracias, Señor, por el don de habernos concedido un pastor según Tu corazón! ¡Te damos gracias, Señor, porque hoy recibes al padre Ignacio en tu Reino, donde ya no hay ni sufrimiento, ni dolor, ni muerte! ¡Te damos gracias, Señor, porque por tu muerte, la muerte ha sido vencida y creemos que, a tu lado, el padre Ignacio vive ya para siempre!
 
Querido padre Ignacio, siervo fiel y solícito, sacerdote entregado y generoso, ¡entra al banquete de tu Señor! ¡Entra al banquete que tú mismo nos has hecho pregustar tantas veces en la celebración eucarística! ¡Entra en la Gloria de tu Dios!

Comentaris

M. Ángeles Martínez Cerra St. Feliu de Llobregat
1.

Desde hace cuarenta años he tenido la gran fortuna de conocer al padre Ignacio y sobre todo de haber formado parte de mi familia en los buenos y en lo menos buenos momentos de nuestras vidas hemos estado juntos. Siento mucho su muerte, ha sido un gran sacerdote y una gran persona. Ahora está en la Gloria de Dios, pero seguimos conectados a través de nuestras almas. D.E.P.

  • 5
  • 0

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat