Memòries desafinades. Cap a una història col·lectiva del rock a Sant Feliu de Llobregat

El rock and roll com a forma d’expressió i de relació entre les generacions de joves de tot el món ha tingut una acceptació social, podríem dir, destacable. Una part important d’aquesta acceptació ha estat el seu ús, i abús, com a nínxol econòmic prolífic a una societat de masses en ple desenvolupament on  s’ha configurat com el mercat de consum preferent de la joventut. El mercat musical orientat al jovent  ha esdevingut una font inesgotable de productors > mercaderia > consumidors que en moltes vegades (la majoria) a alimentat el clixé de ruptura intergeneracional, per tant de conflicte social, per esdevenir finalment en moltes ocasions una simple fórmula d’evasió quan no d’alienació massiva.

This is a public announcer.....with guitars!

És en aquest punt que el rock perd el seu valor original revolucionari i es torna un producte més del mainstrem reaccionari que cerca tenir calmades / dominades / adotzenades a les diferents generacions que creixen a l’ombra del capitalisme industrial / financer / cultural.

Per contra, el rock entès com a forma de relació i comunicació, però també de crítica i transformació (personal i col·lectiva, i per tant històrica) no ha tingut ni l’acceptació ni el recorregut que el gènere en la seva versió mainstream. De l’efervescència contracultural dels 60’s pràcticament no ens ha arribat res (excepció feta dels manifestos dels Motherfuckers) i dels inicials 70’s només queden els records lisèrgics dels macro concerts dels megagrups. L’eclosió punk, per contra, si que va estimular tota una alternativa cultural (entesa com la suma de ètica + estètica + models de producció / distribució / consum) que, lluny de voler ser integrada en els engranatges oficials, volia dinamitar l’escena musical, cultural i social.

Evidentment tot això es va forjar des de les clavegueres, lluny dels cenacles on es produïa la transició del capitalisme industrial al financer seguint els manaments de l’evangeli neoliberal i dels seus profetes més destacats (Thatcher, Reagan, l’Escola de Chicago, etc.) El model triat va ser el “do ityour self” (el fes-t’ho tu mateix en la nostra parla) Aquesta idea, que es vincula amb qüestions properes a les de l’autogestió d’arrel llibertària, permetia superar la distància existent entre el jove consumidor conscienciat i el manufacturador de productes culturals de tipus massiu. La proposta és senzilla; com a consumidor reconeixes les mancances del mercat i com a consumidor / productor ofereixes alternatives materials (discos, llibres, revistes i altres productes) que puguin satisfer els interessos d’altres consumidors. Això va provocar l’aparició, sobre tot, de segells discogràfics (Alternative Tentacles, Dischord, etc.), fanzines (Punk, Snnifinn’ Glue, MaximumOverdrive i altres) i/o llibres (Rastros de Carmin, Matamé, por favor. Historia oral del punk) que donaven una bona mesura de la realitat d’una part de la joventut / societat i del fenomen punk.

Que pagui Pujol!

A aquest cantó de la frontera, les coses han anat sempre amb retard i així se’ns ajunta sempre molta feina: de les cendres del franquisme passem al règim del ’78, del tradicionalisme al postmodernisme sense passar pel modernisme, de la crisi del petroli a la reconversió industrial, del cafè para todos a la crisi permanent, del pelotazo industrial–financer–immobiliari i tota la resta fins arribar a la vida subcontractada o externalitzada que ens ha tocat patir.

Amb tot això, el rock a casa nostra sempre ha presentat un vesant combatiu que ha provocat una alta resistència al model capitalista imperant. Això ha provocat la presència de múltiples experiències associatives que intentaven articular una escena alternativa i crítica: ràdios lliures (Radio Pica, Contrabanda, etc), fanzines, col·lectius antimilitaristes (Mili KK), ecologistes, moviment okupa, editorials (Virus o el Capità Swing) i/o distribuïdores, etc. La longevitat d’algunes d’aquestes iniciatives (la distribuïdora El Lokal, l’emissora Ràdio Bronka, o el segell discogràfic B-Core, entre d’altres) dona una bona mesura del dinamisme d’aquesta escena.

Tot això ha tingut el seu correlat literari amb l’aparició de diferents productes bibliogràfics que han il·lustrat els darrers anys del segle XX a casa nostra. Iniciat amb el seminal Nosotros, los malditos (de Pau Malvido i aparegut per fascicles a la revista Star) i seguit per Que pagui Pujol! (Joni D.), Harto de todo (Jordi B- Core) o Odio obedecer: la escena alternativa en los 80s (Xavier Mercader), la memòria oral de la nostra escena es presenta bastida amb l’esquelet bàsic.

Joni D. signant exemplars de “Que pagui Pujol” al llarg de la seva visita al curs de rock and roll.

Casal de Joves Vs. Casal d’Avis

Si algú ha arribat fins a aquest punt, i no ha caigut vençut per la somnolència derivada de tanta verborrea i dada marginal allunyada del marc territorial de la nostra vila, s’estarà preguntant quin és, en definitiva, l’objectiu d’aquest reportatge. Bona pregunta. Al llarg dels darrers anys hem observat diferents iniciatives vinculades a recuperar la història de la música rock a casa nostra. De manera més concreta,el 2015, un grup d’il·luminats es va embarcar en l’aventura de fer el primer Curs de Rock and Roll de Sant Feliu (USLA / Els Pagesos Music Bar). Tot i els possibilitats del projecte no va passar de la primera edició.

Cartell  de la sessió del curs de rock and roll dedicada al punkrock amb la presència de Joni D i diferents grups locals.

En segon lloc, la remodelació, i profunda transformació, del Casal de Joves (veritable centre neuràlgic de l’escena al llarg dels anys 90’s) va provocar la creació de tot un seguit de sinergies orientades a la realització d’un macro – festival que rememorés el bo i millor del rock santfeliuenc. La cita, que va tenir lloc el 22 d’octubre de 2016, es va denominar Casal Demolition Fest i, per una broma del destí, es va haver de celebrar al Casal d’Avis. L’esdeveniment va suposar un “xute” d’adrenalina considerable per una escena situada, avui dia, a la seva zona de confort, però més enllà d’alguna reagrupació d’aquells grups històrics la cosa no va anar més enllà.

Cartell anunciador del Casal Demolition Fest.

Fruit de les diferents trobades colaterals a aquestes i altres aventures, entre cervesa i cervesa, ha voltat sempre la idea d’escriure de manera col·lectiva alguna cosa en relació amb  la història del rock a Sant Feliu. La idea, sorgida arran del Curs de Rock & Roll, cercava posar en un mateix format les diferents memòries i records de tots aquells que han participat i participen en l’escena rock de casa nostra. La creació col·lectiva, la suma de veus, allunyada de les directrius de les opinions “autoritzades”, les narracions en primera persona, sense regles (més enllà de les ortogràfiques) i sense uns objectius més enllà de escriure la nostra pròpia història haurien de ser el motiu central d’aquesta proposta.

Llistat de tots els grups que van participar al Casal Demolition Fest.

Evidentment, el mode de vehicular i plasmar tot això hauria de ser l’autoproducció en format fanzine i la distribució fora dels circuits i models habituals dels productes culturals capitalistes (orientats al benefici immediat).

Aquesta és la idea del reportatge, fer pública la proposta de crear, de manera col·lectiva, un volum de memòries vinculades a l’escena musical local. La manera concreta l’hauran d’establir els participants, inventant les regles del joc  del que son protagonistes directes.

Aquesta idea surrealista, i destinada al fracàs segurament, ha trobat però una primera víctima: l’Oscar Roc. Després de la seva participació al curs de rock es va comprometre a escriure alguna cosa vinculada a la seva experiència dins del mon del rock santfeliuenc. Amb les dosis de calma que això reclama i després de dos anys de llarga i tensa espera, tenim el plaer de presentar-vos el primer (i potser darrer) capítol de la Història Oral del Rock Santfeliuenc. Senyores i senyors, amb tots vosaltres:

 

A GUITARRAZO LIMPIO

By Oscar Roc

Un jove Oscar Roc al local d'assaig dels The Kapitats pels volts del 1991.

Todo empezó allá por los años 1988 o 1989, más o menos. En nuestro colegio, el Josep Monmany, se jubiló el conserje, el de toda la vida, y lo sustituyó un tío muy feo, raro, que no hablaba casi e incluso antipático. Estábamos acostumbrados al viejete refunfuñón, esperábamos que el cambio por uno joven aportase, pues eso, aire fresco y simpatía. Pues ese tío tan frío era David Rodríguez que tocaba en una banda y tenia guitarras eléctricas. Le vendió una a un compañero de clase y yo flipé. Yo ya tocaba la guitarra española y la eléctrica era un paso más: fuimos corriendo por la tarde a buscar un ampli para probarla ¡Madre mía cuando toque esos acordes abiertos en esa guitarra! ¡Qué sonido! ¡Más fácil, sin apretar los trastes! En fin, en cuanto pude me compré una. ¡Pero todo esto lo empezó el Rodríguez! Por suerte después hemos tenido una relación de amistad y musical bastante cercana.

Haciendo más horas que un tonto y limpiando picas y picas de vasos y platos, en la mítica Pizzería Bambola, conseguí ahorrar pasta para comprarme mi primera guitarra eléctrica (una Gibson Epiphone) y el ampli (un DeanMarkley) Me lo compré y deje de currar, para qué trabajar más si ya tenía lo que quería.

Por aquel entonces me ficharon Víctimas del Deseo (grupo de pop muy  ochentero) en el año 1993.  Yo ya tocaba con unos colegas, el Pere Planas, Patxi y el David (Puas), en un almacén de frutas, versiones de Ramones, Eskorbuto y La Polla, pero la mili nos separo a inicios de los años noventas.

Cuando empecé a tocar con Victimas del Deseo sólo habíamos tres o cuatro grupos en Sant Feliu: Pink Panthers, Bach is Dead, La Fiebre del Oro y nosotros. En aquel entonces cobrábamos hasta pasta; me acuerdo que en Casino nos daban 150.000pts por bolo ¡Algo impensable en estos días!

En el año 1994 o 1995 me ofrecen la oportunidad de tocar la guitarra con The Kapitats: una banda que llevaba poco tiempo pero que sonaban muy crudos y muy directos, algo que me hacía falta después de tanto pop. Aquello empezó a sonar realmente muy bien y me encontraba muy a gusto con ellos.  Alguna versión de Extremoduro acabó de enamorarme de la banda.

Dejé Victimas del Deseo para liderar The Kapitats. Entre ensayo y ensayo siempre andábamos por el Casal de Joves. En aquel entonces nos reuníamos casi diariamente allí, proponiendo a Mónica y Oscar, que eran quienes llevaban el bar en aquel entonces, bandas y fiestas varias.

Allá por el 1996 o 1997, la Mónica y el Oscar dejaron el bar del Casal. Esto coincidió con que el ayuntamiento nos propuso montar una asociación o coordinadora de músicos ya que empezábamos a ser muchos y teníamos muchas inquietudes. Por todo eso constituimos la “Associació Tots Musics de Sant Feliu” a la vez que nos quedábamos el bar del Casal de Joves.

Había que pasar a la acción y así en junio del 1997 organizamos el primer Baix Festival con 200.000 pts. Horas y horas hablando por teléfono, enviando  faxes, mails, pegando carteles por todo el Baix Llobregat, entrevistas en radios, revistas… Pusimos tanta ilusión y esperanzas que si no llega a ir bien no se qué hubiera pasado.

Pero todo fue tan genial y mágico que aun hoy me emociono recordando que, estando sentados en la Discoteca Maui (Amnesia) la mañana del día del festival, empezábamos a ver mareas de gentes que venían en tren hacia la sala. Heavys, popis, punks, modernetes, indies, hippies montando los chiris en el patio, malabares o payasos. Empezamos a ponernos nerviosos, aquí se iba a liar una gorda.

El viernes fue eldía del punk/heavy/rock duro: Nemontemi, TheKapitats, Left… no recuerdo más. Fue total, lleno de heavys, punks, hippies; todos aquellos que tocábamos en el Casal tuvimos la oportunidad de hacerlo a lo grande.

Además fue un éxito de público total; no nos lo podíamos creer. El primer día pasaron por el festival unas 400 personas, más o menos. El plato fuerte fue Left que venían de tocar unos bolos con Iron Maiden y estaban en su plenitud total, y subiditos. ¡Lo dieron todo!

El sábado fue el día del indie y del pop con bandas fuertes como Deneb (de Molins de Rei) que en aquellos tiempos estaban sonando mucho y tocando en bastantes salas y festivales. Y como no, teníamos a Beef, representación total del indie de casa nuestra. Fue un conciertazo y lleno total.

Y no es porque yo tocara en aquella banda pero Chocolat Croissants también tocó. Éramos el grupo más joven y más de moda en aquellos momentos, pop muy fresco con una rubiaca cantando en ingles.

Ese día pasaron alrededor de unas 500 personas ¡Estábamos totalmente desbordaos!

Lo jodido fue cuando en pleno éxtasis de éxito, a última hora del sábado, nos aparece un menda con corbata y una maletita. Yo miré a la técnica y a Carlitos o a Juan, no recuerdo muy bien, y dije ay,ay,ay, que nos vienen con alguna mierda de seguros o pollas varias. Pues casi, era el señor SGAE que venía a pasar cuentas de ese festival que se creó de la nada y que, sin sponsors ni publicidad, metió casi 1.000 personas en ese recinto. Yo me fui, dejé todo el marrón a los técnicos, y le  pagué una multa de 100.000 pts, más o menos, y venga, hasta luego.

Éramos tan sumamente ingenuos que no pensamos jamás en polleces de éstas. Pero claro cuando pasa el tiempo y el artista eres tú dices,coño, pues si sueno tendremos que cobrar algo, pero bueno, ese es otro debate.

Cuando pasó el tiempo me pregunté como ostias pudo haberse enterao  la SGAE de este Festival.  Estuvimos sonando en Radio3 durante una semana, en el Sputnik del Canal 33  salimos dos o tres veces, en todas las radios de la comarca nos anunciaron durante 15 días, carteles desde Barcelona a todas las ciudades del Baix… ¡Se enteraron!

El Carlitos, el Juan, el Frank, el Carlos y yo estuvimos como en una nube ese finde. Llevábamos semanas sin dormir, casi sin comer, con nuestros coches pateando y pegando carteles, entrevistas, llamando y  recibiendo llamadas desde nuestras casas (¡no había móviles!)

Cuando acabó todo hicimos recuento del dinero, pagamos todo, invertimos en el bar del Casal y con lo que sobró nos fuimos de fiesta un viernes y volvimos un domingo, borrachos de éxito, con una resaca que nos tardó unos cuantos años en desaparecer. ¡Aunque a veces creo que jamás desaparecerá!

Al año siguiente yo no quise participar del II Baix Festival, estaba tan agustito todavía del primero, y cansado, que no creía conveniente hacer otro tan seguido. Pero  mis compis creyeron en hacerlo. No voy a entrar a valorarlo, ni tan siquiera a opinar si les salió bien o mal, yo no estuve de acuerdo y punto.

Carlitos y yo nos metimos a tope en el Bar del Casal de Joves para darle un empujón y aire fresco a ese rincón de Sant Feliu donde se reunían toda la peñita en aquella época. Nos juntábamos todos los músicos, artistas plásticos, actores, etc. En fin, gente con mucho talento y muchas inquietudes, en la mejor terraza de Sant Feliu y con más arte del Baix Llobregat, con redadas casi todos los viernes (era el día clave). Incluso los maderos y la chusma empezamos a tener una relación casi de amistad; el Teniente Castillo nos tenía a todos fichadísimos, nos tenía un cariño casi paternal (ja, ja, ja, ja, ja).

Los años pasaron, conocí a la que es madre de mi hijo (Pol) y me separé un poco de todo aquello. Pero justamente, cuando más me separé del Casal de Joves más me metía con Gasca y su proyecto. Así que en octubre del 2001 nació mi hijo Pol y también salió nuestro esperadísimo disco: Telescopio (con Elefant Records)

Empezó  una gira de presentación en festivales, televisiones, radio, etc. Reconocimientos  al disco y muy buena crítica en general. Estábamos como en una nube. Yo creo que ni Carlos se lo esperaba. Lo pasamos muy bien, conocimos a mucha gente del mundillo indie. Hay mil anécdotas e historias que un día, con permiso de Carlos, se podrían contar o escribir un libro.

Han pasado 15 años  del disco y más de 20 de nuestro paso por el Casal de Joves. Actualmente se han empezado las obras del nuevo Casal de Joves con una fiesta de despedida, que hizo historia, en la que participaron bandas emblemáticas como Chasis, La Fiebre del Oro, Lirones Caretos, Pota, Gasca, The Kapitats, o Victimas del Deseo, etc. ¡Quizás hayamos escrito un cachito de historia en esta ciudad!

Els The Kapitats en plena acció a la Calçotada Republicana.

El edificio del Casal a desaparecido pero lo que no nos quitara nadie serán los buenos momentos que hemos vivido en ese rincón de la ciudad, tantas historias, gente que se fue antes de tiempo, hijos de trabajadores que vinieron de la España esa desangelada buscándose la vida en una comarca que dio trabajo  y prosperidad, y mira por donde casi inventamos una moda, un sonido influyente.

Ahora, para el nuevo Casal les tocará currárselo a los nuevos, a los que vienen. Quizá no me guste nada de lo que vea pero es lo que hay ¡Seguro que lo que hicimos nosotros tampoco gustaba nada a los modernos de los 80’s!

Salud y Rock and Roll

Comentaris


No hi ha cap comentari

Comenta aquest article

Publicitat
Publicitat