Santfeliuesfera

  • Folcat de porcs i flamencs

    Noche de grillos

    Aprieto las mandíbulas al dormir, hago chocar el maxilar superior con el inferior y suena el chirrido del desgaste de mis dientes al derrapar el uno con el otro.  No tengo nada que decir.
    Aprieto los puños al dormir y las uñas se clavan en la palma de mi mano, dejando la marca de cuatro cortas líneas horizontales que se irán borrando con el paso del día. No tengo nada que agarrar.
    Aprieto los párpados al dormir y estos se doblan en pliegues de piel como un acordeón.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Corazón en guerra

    Me duele levantarme y me duerme el dolor.
    Todo se me declara guerray has agotado las bragas blancas que utilizábamos como bandera de la paz.Ahora ya ni puedo rendirme.
    ¡Y mira que hay quilómetros!Y aún me tocan tus bombas.
    Traspasas mis fronteras cerradas al dineroy abiertas a personas.
    Nací sin el cartel que reserva el derecho de admisión.Y ojalá ese señor nos hubiera hecho de barro para tapar la porosidad por la que te me escuelas.

  • Folcat de porcs i flamencs

    QUÉDATE

    Quédate. Quédate cerca, tan cerca que te duelan los ojos al mirarme. Tan próximo que pueda adivinar tus intenciones. Rocémonos y que nuestras caras se cubran con el vapor de nuestras respiraciones. Quédate y robémonos los lados de la cama y compartamos alguna cosa más que las sábanas. Acerquémonos y que se nos hiele la sangre. No nos hagamos preguntas y, aún menos, intentemos hallar respuestas.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Gavardina verda.

    En aquell microclima del carreró de les afores del barri situat més a les afores de París, ella escrivia l’última carta que faria arribar a la seva mare.
    “ Mamá, si lees esto querrá decir que estoy muerta. ”.
    La mare va rebre el missatge a mans d’una noia desconeguda que ja feia massa estona que la mirava des de la taula més propera a la porta del cafè. La desconeguda va començar a plorar i es va apropar a la taula on ella estava asseguda.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Octubre

    Ella va pujar al tren amb la intenció de no mirar com es tancaven les portes. Va seure al seient més llunyà de l’entrada al vagó i va fixar la mirada a la finestra. Sabia que si retornava la vista al lloc per on havia entrat, les forces i el valor li regalimarien cames avall, deixant un bassal enorme al terra on portava asseguda només uns instants. Un cop la seguretat decideix abandonar-te l’has de donar per perduda, mai es queda ni calada a la teva roba.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Rojo tardío

    Una mujer de terciopelo, como cocinada a fuego lento, como envuelta en la piel de un melocotón, miraba por la ventana llorando silenciosamente, como esperando el tren en una estación que nunca existió.
    Llevaba el vestido rojo que se compró para ir a la ópera de la que nunca cogieron las entradas. Malditas ilusiones, que hacen alterar el orden lógico de los factores ¿Quién compra un vestido para ir a una ópera antes de comprar las entradas? Y lo que es peor ¿Quién compra un vestido para ir a una ópera sabiendo que nunca iba a comprar las entradas?  Pues ella, pero nadie tenía razón para juzgarla; porque cualquier persona que haya podido oler unas sábanas compartidas la noche anterior, cualquier persona que haya buscado su ropa interior a tientas por una habitación a oscuras, cualquier persona que haya dormido con el cuerpo enlazado a otro cuerpo, cualquier persona que haya podido enganchar la oreja a un pecho y los latidos de un corazón ajeno le hayan hecho respirar profundamente… sabe de lo que hablo.

  • Folcat de porcs i flamencs

    ¿ Qué tomas?

    Mientras tanto espero sumergida en el mecanismo de un reloj, encallada como un palo atravesando una rueda o bajo la oscuridad que esconde la ropa interior de alguna devota convencida. El relieve del banco en el que estoy sentada me ha plasmado un tatuaje que durará únicamente un par de minutos y el viento hace resbalar mi cabello por el aire. Cada pelo pelea frenéticamente el uno con el otro y en ocasiones creo descubrir alguna chispa.

  • Folcat de porcs i flamencs

    La madrugada.

    Me gustaría ser tiniebla y no verte bien, ser melancolía para poder buscar algo por la ventana y monja para tenerte prohibido. No hay nada más penoso que desear ser Cupido para lanzarte una de mis flechas y que te enamores de mí. No hay nada más triste pero lo ansío. Crecí queriendo ser pequeña para cruzar la carretera sin soltarme de la mano y seguir introduciendo mi camiseta interior en el rincón más recóndito de mis bragas para no pasar frío.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Passiflora Edulis.

    -          Ai hija, solucioné el problema del aburrimiento con acción, incrustando pasión a todo aquello que tenía cerca y hablando con desconocidos. -          ¿Cómo?-          Ya hablaremos mañana, ahora es hora de dormir, cariño. Apagó la lamparita de mi mesita de noche y cerró la puerta llevándose consigo el confort de la claridad de la sala de estar plasmada en el suelo, que fue disminuyendo de ángulo hasta desaparecer por completo.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Tragedias íntimas de una mujer



    He vuelto a casa oliendo a leche de burra. Me imaginé siendo Cleopatra.
    He vuelto a casa oliendo a Chanel nº 5. Me imaginé siendo Marilyn Monroe.
    Cuando volvía siempre pensaba en olores. Ni un atisbo de color, de forma, de piel con piel, sólo perfumes parisinos o mierda de caballo. Sólo café o pintura esmaltada. Aquello era lo que quedaba de mis idas y venidas, sensaciones vaporosas que no demostraban nada a nadie.

  • Folcat de porcs i flamencs

    No te'n riguis de mi.

    -No tinc temps per estimar-te- em va dir. En aquell moment em va donar l’esquena, jo encara no plorava.
    Me’l vaig quedar mirant però no el veia, només sentia amb els ulls les seves passes allunyar-se. Va dirigir-se a la porta sense dedicar-me una última mirada d’aquelles que queden bé cinematogràficament, la va obrir, la va tancar darrere del seu abric i adéu. Que què vaig fer? Acabar-me la tassa de cafè que encara vaporava.

  • Folcat de porcs i flamencs

    MUJER PERENNE


    ·En octubre me gusta hojear los libros. No los leo, simplemente juego con los dedos creando remolinos con las páginas. Intento mezclar los números de la parte inferior e imaginar títulos para cada uno de los capítulos.

    · En enero prefiero memorizar las tapas de los libros. Las estampaciones, las letras grabadas y la textura del polvo. Digamos que las congelo en mi memoria como obras de arte en miniatura.

  • Folcat de porcs i flamencs

    STOP BOMBING

    Ella me dicta porque aún no sabe escribir. Él me maúlla porque aún no ha aprendido a hablar, sólo le dio tiempo a reconocer los ruidos de algún gato callejero que dejaba pasar las noches debajo de su ventana.  Ella únicamente me grita, porque nunca tuvo la oportunidad de hablar rodeada de silencio, sin forzar las cuerdas vocales. Él llora, es lo que aprendió al nacer y los años pasaron, pero no había nada más que expresar, sólo miedo, hambre y sed.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Gioconda.

    Me tropecé con uno de sus acordes mientras me dirigía a la facultad. Se podría decir que no lo vi, que lo escuché. Hacía más de treinta años de aquella ruptura emocional, sólo la frustración fue directora de aquella orquestra dolorosa pero esa mañana de octubre volví a catar las notas del pasado. La música tiene esa virtud de, no solamente hacernos recordar, sino volver a sentir, ubicarnos en escenas del pasado que nos hicieron llorar tristezas o reír alegrías.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Augusta

    Se miraban fijamente a los ojos hasta que una de ellas tuvo que parpadear; la que tenía el rostro más arrugado por los años. Yo las miraba desde la mesa de enfrente cuestionándome los ‘’por qués’’ de aquella situación entre misteriosa y absurda. No se trataba de un juego, eso estaba claro, aunque la sensación de derrota de la mujer más mayor se evidenció claramente con la inclinación hacia abajo de su mentón.

  • Folcat de porcs i flamencs

    LLUNA PLENA

    Vaig tancar la porta per no sentir més crits. Dormies. Dormies en silenci però cridaves que ja tot s’havia acabat. I ara marxaré, marxaré amb la llum apagada, sense buidar l’armari i amb les ales obertes.

    Sóc la Michaella Sphupin i així acaba la meva història.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Un ventilador.

    Quan el vent s’emporta les paraules, jo vaig corrents a agafar-les i no descanso  fins que cadascuna de les lletres és dins el palmell de la meva mà.  

  • Folcat de porcs i flamencs

    Ser o no ser

    Dins aquesta màquina el fum m’ofega mare. No et veig , el fred i aquestes llum blaves m’enceguen. Crits i cops de pal i no puc ni córrer. Mare? I no puc tornar a casa perquè s’ha perdut, m’agradaria convidar-te a sopar. És una llàstima haver de viure aquí; a una fàbrica d’odi i de ràbia. Jo volia no caure i ser artista mama,ho recordes? Eh? Eh? Eh? Te’n recordes? (canvi de to)‘’Vull ser artista, mamita’’ (Riu.

  • Folcat de porcs i flamencs

    [sense títol]

    PREGÓ 8 de març de 2014. Fora de Text
       Nosaltres ens vam conèixer com a dones. Com a noies que estimàvem la cultura: el teatre, la pintura, la música, l’escriptura... Nosaltres sempre hem estimat l’art, l’hem estimat com a dones que adoren allò que fan.  Hem tingut l’oportunitat de deixar-nos endur per allò ens mou des de dins, perquè la primera espurna d’estima cap a l’art ens va permetre entendre que podríem arribar fins allà on nosaltres volguéssim.

  • Folcat de porcs i flamencs

    Buenos días.

    A la mañana siguiente Picconesko había salido al balcón sin lavarse la cara con agua tibia y asomó la cabeza para ver si estaba ella. No; sólo el reflejo del estampado de su vestido a juego con el pañuelo que llevaba la noche anterior anudado con gracia en  la cabeza. Se había despertado con el vértigo que producen las camas que quedan  anchas, como los jerséis antiguos encontrados en el desván de la abuela el invierno pasado.